estrés en niños y adolescentes

Cómo se manifiesta el estrés en niños y adolescentes y qué hacer

Al igual que los adultos, los niños y adolescentes también pueden llegar a sentirse estresados por diferentes situaciones; y al igual que los primeros, el estrés en niños y adolescentes puede tener consecuencias negativas si no se actúa a tiempo.

La tensión provocada por el estrés tiene reacciones físicas en el cuerpo como aceleración de la respiración y los latidos del corazón, entre otros. Si esta tensión persiste puede ocasionar que los niños y adolescentes sean más propensos a enfermarse o sufrir de fuertes dolores. Asimismo, puede ocasionar cambios en el estado de ánimo, así como en el comportamiento y afectar su desempeño escolar y relaciones sociales.

Vale aclarar que el estrés; como todas las emociones, no son ‘buenas’ o ‘malas’ per se. El estrés en niños y adolescentes también pueden empujarlos a alcanzar metas y adaptarse a nuevas situaciones con facilidad. Sin embargo, cuando el estrés sobrepasa los recursos de estos, puede tener consecuencias negativas sobre sus vidas.

¿Cuáles son las causas del estrés en niños y adolescentes?

estrés en niños y adolescentes

El estrés en niños y adolescentes puede diversas fuentes, las cuales pueden ser externas o incluso venir de adentro. El estrés puede afectar a cualquier persona y hacer que se sienta abrumada. En los niños y adolescentes hay muchas situaciones que pueden desencadenar este tipo de emoción en ellos. Algunas son:

  • Preocuparse por las tareas escolares, por los exámenes y notas; especialmente cuando se trata de cumplir las expectativas o las presiones que padres o profesores han puesto sobre ellos.
  • Manejo de las responsabilidades de la escuela, la casa y actividades extracurriculares.
  • Problemas con amigos, acoso escolar o las presiones de compañeros y profesores.
  • Cambiar de ciudad, casa o de escuela también puede provocar estrés en niños y adolescentes.
  • Tener pensamientos negativos sobre ellos mismos.
  • Los cambios corporales y hormonales tanto en niños como en niñas.
  • La enfermedad, muerte de algún familiar cercano y/o separación o divorcio de los padres.
  • Crisis financiara en el hogar
  • Ver y/o escuchar continuamente imágenes y noticias sobre desastres naturales, guerras, terrorismo y eventos globales como una pandemia.

¿Cómo identificar el estrés en niños y adolescentes?

No siempre es fácil reconocer el estrés en niños y adolescentes, sin embargo hay signos y síntomas que pueden alertar a los padres y adultos cuidadores. Los cambios a corto plazo en la conducta, el estado de ánimo y/o en los patrones del sueño pueden ser un indicador de alerta.

estrés en niños y adolescentes

Los síntomas más comunes del estrés en niños y adolescentes incluyen:

  • Enojo
  • Ansiedad
  • Irritabilidad
  • Miedo de estar solo
  • Llanto incontrolable
  • Temblor
  • Retraimiento
  • Rebeldía
  • Dificultad para concentrarse o terminar la tarea
  • Reacciones exageradas a problemas menores
  • Alteración del apetito y de las horas de sueño, incluyendo pesadillas
  • Retroceso a conductas infantiles como chuparse el dedo constantemente, orinar la cama, meterse el dedo en la nariz o enroscarse el pelo con el dedo
  • Incapacidad para controlar sus emociones
  • Dolores de cabeza, dolor de estomago

¿Cómo reducir el estrés en niños y adolescentes?

Como padres, profesores o adultos cuidadores se puede ayudar a los niños y adolescentes a gestionar y disminuir el estrés de muchas formas. Lo más importante es crear un entorno de bajo estrés y ayudarles a crear estrategias de afrontamiento para lidiar con esta emoción.

Otras cosas que puede hacer para ayudar a disminuir el estrés en niños y adolescentes son:

  • La rutina puede ser reconfortante. Procurar que los niños y adolescentes coman saludablemente, tengan un buen descanso y hagan actividad física ayuda a reducir o prevenir el estrés.
  • Desarrollar buenas pautas de crianza puede aumentar las habilidades para que se puedan enfrentar a esta clase de situaciones.
  • Saber manejar el estrés y mantenerlo bajo control es un buen ejemplo para que los niños y adolescentes sepan gestionar el suyo de forma saludable.
  • Sea selectivo con los programas de televisión, libros y juegos con los que los niños y adolescentes entran en contacto.
  • Informe con anticipación y prepárelos para los grandes cambios que vayan a ocurrir como en el trabajo, la escuela o en la casa.
  • Permita que los niños y adolescentes tengan tiempo de esparcimiento y de relajación.
  • Aprenda a escuchar sin criticar, castigar o tratar de resolverle sus problemas. Trabaje con sus hijos en comprender y buscar una solución a lo que les está molestando.
  •  Dele oportunidades de hacer elecciones y de que tengan algún control sobre su vida. Cuando sienten que tienen control sobre una situación, mejora su respuesta al estrés.
  • Recuerde que cierto nivel de estrés es normal; procure que entiendan que está bien sentir enojo, miedo, ansiedad y que a veces hay que compartir esos sentimientos para liberarse de ellos
  • Si los niños y adolescentes se quejan constantemente de la cantidad de actividades que tienen, trate de hablar sobre cómo se sienten al respecto. Si no es posible que la dejen, analicen maneras de ayudarles a organizar mejor el tiempo.
estrés en niños y adolescentes

¿En qué momento buscar ayuda?

La mayoría de padres y adultos cuentan con las habilidades necesarias para ayudar a enfrentar el estrés en niños y adolescentes.

Sin embargo, cuando los síntomas no disminuyen; si el estrés causa ansiedad grave o si la conducta genera problemas significativos en la convivencia en la casa o en la escuela se debe buscar atención profesional.

2 Comments

  • Estimado Rubén, que importante es identificar cuando estamos estresados y cuando nuestros maestros y alumnos también. Los consejos y sugerencias que comentas son valiosos. Saludos cordiales.

Deja un comentario