normas y límites

Consejos y recomendaciones para crear normas y límites en casa

Las reglas, normas y límites son esenciales en la crianza de los hijos. Gracias a estos, los niños pueden desarrollan toda su autonomía, su personalidad, capacidades y habilidades dentro limites seguros.

Cuando hacen falta las normas y límites se producen consecuencias negativas en los hijos; crecen con dificultad para relacionarse con el mundo social; saber qué pueden hacer y qué no y, con constantes faltas de respeto y problemas de conducta.

Por eso y por otras razones más, es importante que desde la primera infancia se establezca una estructura y rutina enmarcada dentro de ciertos límites para que sus hijos tengan mayor probabilidad de desarrollar un buen comportamiento. Pero sobre todo, para que crezcan dentro de un sistema que les brinda seguridad para desarrollarse de manera favorable

normas y límites

El problema es que muchos padres o adultos cuidadores no saben cómo establecer normas y limites; más importante, que los niños y adolescentes las sigan. Por eso, a continuación encontrará algunos consejos y recomendaciones para establecer reglas con éxito.

Claves para fijar normas y limites en el hogar

Deben adaptarse a la edad de los niños

No es lo mismo fijar normas y límites para un niño de 5 años que para un adolescente. Si se quiere tener éxito en la implementación de las reglas, estás deben adaptarse a la edad de sus hijos. Así como al grado de madurez y autonomía de los niños.

Por supuesto, a la medida que vayan creciendo y adquiriendo nuevas habilidades, las normas y límites deben ir ajustándose igualmente. De esta forma, los padres y cuidadores tendrán expectativas acordes a las capacidades de los niños.

Las normas deben ser dialogadas y concertadas entre todas las partes; durante los primeros meses tendrán que ser impuestas, pero cuando los niños sean capaces de entender y expresarse, se tendrá que involucrarlos en su creación, discusión y negociación. Así garantizará que haya una mayor adhesión a ellas y que evitar su resistencia; es decir que estarán más dispuestos a cumplirlas.

Deben tener una razón de ser

Las normas que carecen de sentido y se fijan “porque sí y punto”; porque en la casa se hace lo que usted diga ya que es la persona que manda, no son eficaces y no tienen lógica para los niños. No crea que porque son pequeños no comprenden.

normas y límites

Al contrario, es importante que las normas y limites sean explicadas y que los niños tengan claro cuál es el objetivo; por qué es importante cumplirlas y qué pasa cuando se infringen las reglas.

Ante todo, deben entender que las reglas los protegen a ellos y a los demás miembros de la familia; que garantiza la sana convivencia y que favorece las buenas relaciones entre todas las personas. 

Deben ser claras, concisas y comprensibles para los niños

A la hora de establecer reglas, normas y límites con y para los niños se debe procurar utilizar un lenguaje claro, sencillo y comprensible para su edad.

No es suficiente con decir “pórtate bien” y ya. Hay que darles indicaciones precisas; qué se espera de ellos y qué es lo que pueden hacer y qué no. Así, de forma clara, sin rodeos.

Es bueno que al dar una instrucción o de negociar una norma, se tenga la seguridad de que los niños entendieron. Se les puede pedir que expresen en sus propias palabras lo que deben hacer o, al contrario, que manifiesten sus dudas.

normas y límites

Deben expresarse en positivo

Es más eficaz expresarse en términos positivos; que los niños sepan lo que deben hacer en lugar de lo que no. Es más favorable decirles “habla en voz baja” o “levántate del piso” que decirles “no grites” o “no te tires al suelo”.

En vez de prohibirle hacer algo es mejor darle una alternativa u opción aceptable; en lugar de prohibirle rayar las paredes es más efectivo explicarle por qué no lo debe hacer y darle una alternativa para pintar. Ya sea una hoja de papel o un cuaderno de pintar.

Al darle la opción de tener otra alternativa le está demostrando que sus sentimientos y deseos son válidos y que pueden hacer lo que desean bajo ciertas reglas y límites.

Es importante destacar los beneficios de cumplir las normas y límites y evitar los mensajes que generan miedo, culpa, vergüenza. “Si te vas a dormir a la hora que acordamos, descansarás más y tendrás más energía para jugar mañana” es más eficaz que: “si no te duermes temprano el coco te va a jalar la pierna”.

Deben ser coherentes y firmes

Al mismo tiempo de establecer las normas y límites con los niños es clave negociar también las consecuencias de incumplirlas. Así sabrán qué puede pasar si infringen las reglas y podrán autorregular su comportamiento.

Las consecuencias o sanciones deben ser coherentes con la norma que incumplió. Si juegan dentro de la casa y rompen algo, lo más lógico es que ayuden a limpiar y que entreguen una parte de su mensualidad para comprarlo de nuevo. Prohibirles ver televisión no tiene conexión con lo que hicieron y por ende no podrán reflexionar sobre su comportamiento.

normas y límites

Otro punto es que, la aplicación de la consecuencia debe ser inmediata y no esperar hasta la noche o mañana; esto les quita la capacidad de pensar en lo sucedido y establecer conexiones lógicas entre los hechos.

Por último, el cumplimiento de las normas y límites no debe depender del estado de ánimo de los padres o cuidadores; deben aplicarse con firmeza y respeto en todo momento y lugar.

Si se incumplen las reglas y se deja pasar la oportunidad de aplicar la consecuencia, por temor a que el niño grite o haga pataletas en un lugar público, va hacer que crean que pueden saltárselas o que pueden conseguir lo que quieran mediante llantos o agresiones.

Ojo, nunca debe usarse el castigo físico “para que entiendan”; este no tiene ningún efecto positivo en sus hijos y puede disminuir su autoestima y el vínculo con ellos.

Como última anotación, es importante ser flexible en algunas ocasiones con respecto al cumplimiento de los límites. Por ejemplo, hay normas que pueden modificarse dependiendo de las situaciones; la hora de irse a dormir en vacaciones o de despertarse el fin de semana. Otras, no son negociables en ningún ni circunstancias momento; decir la verdad y tratar con amabilidad a las personas.

Las normas y límites en los niños y adolescentes es forma de crianza responsable y afectuosa; estas proveen muchos beneficios y les garantizará una buena adaptación en la sociedad.

Deja un comentario