Orientación sexual en la adolescencia

Preguntas y respuestas sobre la orientación sexual en la adolescencia

La adolescencia es una etapa que está marcada por una serie de cambios físicos y hormonales que despiertan toda clase de sentimientos. Muchas veces, estás sensaciones pueden ser intensas, desconcertantes, e incluso, abrumadoras, sobre todo cuando estas emociones abarcan la orientación sexual y la identidad de género.

A muchos les lleva tiempo comprender quiénes son, en qué se están convirtiendo y saber hacia dónde va dirigida su atracción sexual. Este proceso puede ser largo y si los adolescentes no reciben el apoyo o alguien con quién hablar este proceso puede tener consecuencias emocionales y conductuales negativas.

Como padres, profesores y adultos cuidadores hay que estar preparados para servir como apoyo a esos adolescentes que vienen en busca de respuestas a sus dudas sobre la orientación sexual.

¿Qué es la orientación sexual?

La orientación sexual se define como la atracción de una persona en el plano afectivo, erótico, emotivo y sexual hacia otra persona.

De esta forma, la orientación sexual se puede clasificar como heterosexual, si la atracción se siente hacia una persona del sexo opuesto; homosexual, cuando la atracción va dirigida a personas del mismo sexo, y bisexual, si la atracción de una persona se dirige a ambos sexos.

Orientación sexual en la adolescencia

¿Los niños y adolescentes pueden elegir su orientación sexual?

Ni los niños, adolescentes, ni ninguna otra persona pueden elegir su orientación sexual. De la misma forma que no se escoge el color de ojos o el color del cabello.

Todavía no hay una respuesta precisa sobre qué determina la orientación sexual. Sin embargo, la mayoría de estudios y científicos concuerdan que esta es el resultado de una compleja interacción de factores ambientales, cognitivos y biológicos.

Lo que sí está completamente claro es que la orientación sexual; especialmente la homosexualidad, no es causada por experiencias vividas en la infancia, por la falta de uno de los padres o por el estilo de crianza ni la educación recibida.

En definitiva, nacemos como somos y el ambiente nos ayuda a descubrirlo. 

¿A qué edad “lo saben”?

Identificar la orientación sexual; ya sea homosexual, heterosexual o bisexual, es algo que los adolescentes suelen saber con seguridad desde temprana edad. En la secundaria, la mayoría de ellos ya reconocen sus gustos, independientemente que se lo hayan dicho a otras personas o no. 

Sin embargo, saber tener certeza y aceptar la orientación sexual es un proceso que puede llevar tiempo. Con frecuencia, los adolescentes pueden experimentar atracción sexual hacia personas del mismo sexo.

Pornografía en la adolescencia

Muchos de ellos, incluso, pueden tener experiencias sexuales con personas de su mismo sexo. Empero, esto no significa necesariamente que son homosexuales… o heterosexuales, en el caso contrario.

Estas experiencias simplemente forman parte del proceso de explorar su sexualidad.

¿Cómo se pueden sentir los adolescentes homosexuales?

Además de todos los sentimientos y emociones propias de la adolescencia, los que se identifican como homosexuales pueden enfrentar un estrés adicional.

Ocultar quiénes son o actuar como otra persona para encajar; la posibilidad de sufrir acoso o enfrentarse a prejuicios y estereotipos por ser gays o lesbianas puede despertar sentimientos, los cuales pueden traer consecuencias negativas en ellos.

Preguntarse si serán rechazados por su familia, sus amigos, compañeros y todos en general; si la gente se sentirá molesta, enfadada o decepcionada, puede atormentarlos.

Este miedo a los prejuicios, a la discriminación, al rechazo o la violencia puede llevarlos a generar homofobia internalizada; es decir, sentimientos de odio, rechazo o desprecio hacia ellos mismos. Esto puede generar diversas consecuencias negativas que van desde la depresión y el consumo de drogas hasta el suicidio.

Orientación sexual en la adolescencia

¿Se puede cambiar la orientación sexual en los adolescentes con terapia?

Dado que no se trata de algo que se escoge, de un trastorno mental o una enfermedad, la orientación sexual homosexual o bisexual no requiere tratamiento y no se puede cambiar.

Las mal llamadas “terapias de conversión” que ofrecen algunos psicoterapeutas u otros centros carecen de fundamentación, ética y evidencia. Al contrario, pueden ser más perjudiciales para las personas LGTBI+.

Por esto, organizaciones internacionales de psicología y salud como la APA y la OPS, así como diversos gobiernos del mundo se oponen al uso de este tipo de tratamientos no científicos y discriminatorios contra las personas; especialmente hacia los adolescentes.

Cualquier persona que se someta a terapia para ahondar en cuestiones relacionadas con su orientación sexual tiene derecho a recibir tratamiento profesional e imparcial, libre de todo prejuicio impuesto por la sociedad.

La terapia, en cambio, puede ser útil y necesaria para que los adolescentes puedan asumir su propia sexualidad; buscar estrategias que los ayuden a lidiar con el prejuicio o para hablar con sus familias.

Orientación sexual en la adolescencia

La importancia de hablar

Independientemente de la orientación sexual de los niños, niñas y adolescentes, hablar sobre con ellos sobre la sexualidad y las relaciones puede causar un impacto positivo en ellos.

No siempre se tienen las respuestas a todas las preguntas, pero es importante abordar el tema con apertura y tranquilidad; como si fuera cualquier otro tema.

Es importante también eliminar del vocabulario expresiones denigrantes y discriminatorias que pueden alejar y herir a los adolescentes. Por último, hay que informarse con evidencia científica y no dejarse llevar por los estereotipos y prejuicios que abundan en la sociedad.

Recuerde que puede acudir con un profesional para aclarar dudas u obtener guía sobre la orientación sexual en la adolescencia.  

Deja un comentario