pataletas

Por qué los niños hacen pataletas y cómo lidiar con ellas

El manejo de las pataletas, rabietas o berrinches puede significar todo un reto para los padres y cuidadores de niños. De hecho, la mayoría no sabe cómo actuar. Algunos optan por los regaños y castigos; otros por ignorar la situación y el resto termina cediendo ante los caprichos y deseos de los niños; sobre todo, mientras están en público, “para hacer que se calmen”. 

Y aunque, casi todos los padres no ven con buenos ojos las pataletas y berrinches de sus hijos, estos episodios son normales. Hacen parte del desarrollo de los menores y son cruciales para su crecimiento; lo aprendido en esta etapa, ayudará a moldear la manera en la que lidiarán con sus emociones cuando sean adultos.

Las pataletas son el medio que tiene su hijo para expresar lo que está sintiendo; no se pueden eliminar, ni hacer que desaparezcan. Lo que sí puede hacer es manejarlas de una manera eficaz y acertada para evitar que se conviertan en un problema.

pataletas

A continuación, encuentre cómo lidiar con las pataletas o berrinches de sus hijos siguiendo estos consejos:

Recomendaciones para manejar las pataletas de mis hijos

No responda con enfado

La recomendación más importante que debe tener en cuenta cuando su hijo comience a hacer una pataleta es mantener la calma. Responder con enfado es una forma de fomentar y avivar más la rabieta. Actuar con gritos, agresiones físicas o chantajes, lejos de ayudar, ocasionará que los niños se vuelvan más furiosos y desafiantes.

La clave es no tomárselo personal; muchos padres piensan que sus hijos actúan así con el fin de humillarlos. No, no es así, la pataleta no es una reacción intencional, es una forma; repito, de expresar lo que está sintiendo.

Su trabajo como padre no es iniciar una pelea con su hijo ni castigarlo, sino tener empatía, validar sus emociones y guiarlo para que sepa manejar sus emociones adecuadamente. Reaccionar ante las pataletas de su hijo con gritos, solo hará que actué de la misma forma.

Ayúdele a explicar lo que sientes con palabras

Si su hijo se encuentra en medio de una pataleta, lo más acertado es averiguar cuál es el problema. Es conveniente utilizar un tiempo fuera para que se calme, recordarle cuáles son las reglas de la casa o qué se espera de él/ella. Es importante que entiendan que no deben hablar sin lloriquear, hacer pucheros o gritar.

pataletas

Una vez se calme, pídale que utilice sus propias palabras para que le cuente qué pasó y por qué está enojado/a. De esta forma, le ayudará a convertir sus emociones en palabras y a comprender qué necesita para resolver el problema.

Ahora, si le cuesta trabajo expresar sus emociones, usted puede utilizar sus palabras para explicarle a su hijo/a por qué cree que actúa así y sugerirle qué puede hacer en lugar del berrinche. En muchos casos, sentirse escuchado y comprendido es todo lo que necesitan.

Manténganse firme

Mantener la calma no significa que tenga que ceder antes los deseos o caprichos de los niños. Por muy intensa que sea la rabieta de su hijo, debe mantenerse firme. Terminar cediendo ante lo que quiere, no ayudará a fortalecer su resistencia ni enseñarle a lidiar con la frustración. Además, su hijo/a creerá que hacer pataletas es el camino para obtener lo que desea. Por consiguiente, estás serán cada vez más frecuentes.

Como autoridad, debe hacerle comprender al pequeño que con las pataletas no obtendrá lo que desea. Los berrinches no se premian ni se castigan; no producen cambios a favor o en contra.

Ofrézcale alternativas

pataletas

Otra de las recomendaciones para manejar las pataletas de los niños es ofrecer alternativas. En caso de que la rabia no disminuya, puede darle la opción de seguir haciendo lo mismo en casa o hacer una actividad que le guste. Por ejemplo, si no puede seguir jugando en el parque, podrá hacerlo en casa.

Darle alternativas también puede ser útil para prevenir las pataletas, ya que estás pueden ser la respuesta natural de un niño que no obtiene lo que desea. Por lo tanto, puede anticiparse a ellas dándole a escoger entre dos opciones. Por ejemplo, a la hora del postre, en lugar de preguntarle qué quiere, puede darle a elegir entre dos alternativas saludables o de su gusto: “¿Quieres una manzana o prefieres un yogurt?”.

Intente que le escuche

Otra recomendación para gestionar eficazmente las pataletas de su hijo es hacer que escuche y comprenda que no puede actuar de esa manera. Sin embargo cuando una rabieta ha comenzado, los niños parecen fuera sí; no escuchan ni entienden. Primero hay que lograr que se calmen.

Para hacerlo, pongase frente a su hijo, de tal manera que quede a la altura de sus ojos, agarrele con firmeza (sin lastimarle) y mirele hasta que fije sus ojos en usted. Entonces, hablele con calma y procure que le escuche.

Por supuesto, es más fácil decir y saber cómo actuar ante las pataletas de sus hijos que ponerlo en práctica. Sin embargo, debe recordar que la crianza no es trabajo fácil y que usted está tratando de enseñarle a su hijos cómo manejar su enojo y frustración. Los berrinches y las rabietas son el primer escalón para la inteligencia emocional.

Deja un comentario