temas difíciles con niños

Cómo tratar temas difíciles con los hijos: Aspectos a tener en cuenta

El sexo, las drogas, el divorcio, la muerte o el suicidio son algunas de las conversaciones que no siempre son fáciles de  tratar con los hijos. Los padres o cuidadores siempre quieren evitarles a los niños y adolescentes que sientan ansiedad, incomodidad, miedo o preocupaciones. Y es precisamente es esto lo que causan tratar temas difíciles con los hijos… Sin embargo, evitarlos no es la mejor opción.

Muchos padres piensan que tocar ciertos temas es la manera más efectiva de incitarlos a que caigan en ciertos comportamientos. Nada más alejado de la realidad. La evidencia muestra que no hablar sobre los llamados temas difíciles puede tener un impacto negativo en la salud y el funcionamiento psicológico de los hijos. Hablar de temas difíciles con los hijos los puede preparar para afrontar mejor las situaciones.

Ahora, hay que aclarar que, como toda pauta de crianza, no hay una receta para tener estas conversaciones con ellos. Lo que sí hay, son principios que pueden ayudarles a guiarse por estos senderos.

temas difíciles con niños

¿Qué temas puede ser difíciles de tratar con los hijos?

Los tópicos que les resultan más difíciles a los padres de tratar son:

  • Rebeldía, permisos y amistades inconvenientes.
  • Cigarrillo, alcohol y drogas psicoactivas.
  • Relaciones sexuales, pornografía y orientación sexual.
  • Miedos, ansiedad y estrés.
  • Internet y redes sociales.
  • Bullying o acoso escolar.
  • Divorcio, enfermedad, muerte y suicidio.

¿Cómo tratar temas difíciles con los hijos?

temas difíciles con niños

Anticípese y prepárese

No espere a que suceda un hecho doloroso o crítico para poder hablar sobre ello. Conviene que hable sobre estos temas con sus hijos de la forma más natural y simple posible. Aproveche las ocasiones en que estos se presentan a diario como en la televisión o en la vida de conocidos.

Algunos de los motivos por los que puede ser difícil tratar ciertos temas con los hijos, es porque se han generado tabúes alrededor de ellos. También puede ser porque pueden producir emociones que no siempre se saben manejar; o quizás porque se carece de información veraz y confiable.

Independientemente de la razón, no se presente con lo que cree que sabe o ha escuchado. Es fundamental que se prepare con la mejor información disponible para tener una conversación eficaz con ellos.

Si los niños y adolescentes no reciben información acertada, es probable que la busque en otras fuentes o que invente sus propias razones para explicar lo que está ocurriendo. Tenga presente que estos temas son parte inherente de la vida y deben ser tratados como tal… con recursos adecuados, información precisa, naturalidad y simplicidad. 

Conviene Indague qué saben del tema

Son temas difíciles de tratar con los hijos, sí, pero eso no quiere decir que tenga que usar palabras rebuscadas. Tiene que adecuar el vocabulario del tema acorde a la edad de su hijo. Una buena manera de hacerlo y de iniciar la conversación es escuchándolos.

temas difíciles con niños

Pregunte qué saben o conocen; qué han oído decir a sus compañeros o de otras fuentes; qué les produce el tema. De esta forma puede adecuar el lenguaje y la información al nivel de compresión de su hijo pero también de la edad. Asimismo, esto es útil para aclarar ideas erróneas y conocer de dónde están recibiendo información.

Hable con la verdad

No importa si son muy niños, siempre diga la verdad y sea honesto al tratar temas difíciles con los hijos. No fantasee ni distorsione la verdad. Los niños y adolescentes valoran la sinceridad y la honestidad y les genera confianza; como se dijo, no importa qué tan pequeños sean, siempre hable con la verdad.

No de respuestas imposibles de aceptar como: “el abuelito está en una nube”; “a los bebes los trae la cigüeña”. Tampoco es necesario que lo llene de detalles o explicaciones embarazosas. Sea directo; trate de responder del modo más simple y realista posible. Sea breve; no los llene con explicaciones extensas que pueden confundirlos más.

Conteste todas sus preguntas

temas difíciles con niños

Al tratar temas difíciles con los hijos es muy importante que también se sientan escuchados y comprendidos. Al final asegúrese que puedan expresar sus sentimientos y sus preguntas con confianza. Si se sienten escuchados y tenidos en cuenta, se asegurará que vuelvan a usted cuando tengan más dudas. También logrará que usted se convierta en una fuente confiable para ellos.

Este preparado para responder todas las preguntas que tengan sus hijos. No hay necesidad de sentir nervios. Si no se sabe que contestar en algunas, sea honesto y diga: “no lo sé pero prometo que investigare y te daré la respuesta”.

Si como padre evade algunos temas o no les prestan atención, se corre el riesgo de enviar el mensaje equivocado.

Tenga apertura

Finalmente, es esencial que siempre este abierto para tratar ciertos temas difíciles con los hijos. Los niños y adolescentes están descubriendo el mundo y por lo tanto, llenos de curiosidad. Siempre trate de mostrar disposición para abordar los temas que vayan surgiendo. De esta forma, no solo les estará dando un mensaje positivo, sino que además favorecerá que cuenten con la información que necesitan y que las situaciones no los tomen por sorpresa.

Deja un comentario